Nuestra sociedad ha experimentado una gran evolución en los últimos años. Uno de los aspectos en los que más ha cambiado ha sido en relación con la esperanza de vida de las personas: cada vez vivimos más tiempo. Si a este factor le añadimos el hecho de que la tasa de fecundidad ha disminuido dramáticamente en nuestro país, obtenemos un claro resultado: la población española está cada vez más envejecida. Y esta circunstancia sigue progresando, ninguno de los factores anteriores ha modificado su tendencia.

Así pues, parece razonable que cada vez sea mayor la preocupación por el anciano y por sus condiciones de vida. Esta preocupación se centraba, inicialmente, en el llamado “envejecimiento saludable”, es decir, conseguir que las personas llegaran a la vejez en las mejores condiciones de salud posibles. Más tarde surge la preocupación por el “envejecimiento activo”, que se refiere a la importancia de conseguir que los ancianos mantengan una implicación y una participación en la sociedad, en ámbitos como el social, económico o cultural.

Pero para conseguir este ambicioso objetivo es imprescindible establecer unas pautas y hábitos de vida saludable. Cuanto antes empecemos con ellos, más garantías tendremos de alcanzar el objetivo. Podríamos concretar dichas pautas y hábitos en los siguientes puntos:

 

 

  1. Realizar una actividad física regular:
    • El ejercicio es especialmente eficaz para prevenir las siguientes enfermedades: cardiopatía isquémica e infarto agudo de miocardio; Hipertensión arterial; Diabetes; osteoporosis; Obesidad; Síndrome depresivo o de ansiedad; etc.
    • La actividad física debe ser moderada y adaptada a las condiciones y circunstancias de cada persona
    • Lo recomendable es que se dedique entre 30-60 minutos diarios a ello.
    • Es aconsejable realizar ejercicios de brazos, piernas, abdomen, etc.
    • Una actividad física bien dirigida y planificada, debería buscar los siguientes objetivos secundarios: mantener la elasticidad y la funcionalidad de las articulaciones; desarrollar el equilibrio; etc.
    • Algunas actividades físicas aconsejables son: bicicleta, andar, bailar, etc.

 

  1. Comida saludable:Algunas recomendaciones genéricas que podemos dar, desde el punto de vista de la dieta, serían:
    • La dieta debería ser:
      • Baja en grasas saturadas: mantequilla, carnes grasas, embutidos, leche entera, quesos grasos, etc.
      • Baja en colesterol: casquería, paté, calamares, marisco, mantequilla, quesos graos, leche entera, huevos
      • Baja en purinas: carnes rojas y blancas; vísceras; pescados como el bacalao, salmón, atún, trucha, pargo; cangrejos, langostas
      • Baja en sodio (sal)
      • Rica en fibra: verduras, fruta
    • La ingesta de líquidos (preferentemente agua) debe ser suficiente: 1500 ml si el ambiente no es muy caluroso; 2000 ml en caso contrario.
    • El aporte calórico debe ser el adecuado en función de la actividad física que se realice. En general, se debe intentar hacer dietas hipocalóricas.
    • El consumo de alcohol será razonable; el vino es la bebida alcohólica más saludable y el consumo aconsejable sería de 1 copa de vino diaria (excepto en casos de enfermedades asociadas)

 

  1. Mantener una actividad intelectual y ejercitar la memoria de manera regular: Algunas actividades que deberían realizarse de manera regular incluyen:
    • Realizar ejercicios de memoria
    • Mantener el interés por aprender cosas nuevas
    • Aprender a utilizar internet y las nuevas tecnologías, lo que va a permitir el acceso a toda la información disponible, mantener el contacto con amigos y familiares, etc.
    • Hacer todo lo que pueda por sí mismo, no se deje ayudar mientras sea posible
    • Mantener las relaciones sociales, charlar con amigos o familiares
    • Algunas actividades que habría que ejercitar de forma regular serían: leer, escribir, escuchar música, charlar, hacer puzles o crucigramas, etc.

 

  1. Mantener una actividad social regular:
    • Quedar regularmente con amigos o familiares para charlar, juegos de mesa, deportes, andar, etc.
    • Realizar excursiones, viajes, visitas culturales o de ocio, ir al cine, teatro, espectáculos, etc.

 

  1. Revisiones médicas rutinarias y cuidados médicos:
    • Realizarse revisiones médicas regulares con la periodicidad que considere su médico, dependiendo de su estado de salud.
    • Vigilar su peso y su tensión arterial
    • Mantener todas las medicaciones que le hayan recomendado (es aconsejable, si tomo mucha medicación, que haya un especialista, internista o geriatra, que le ajuste y controle las medicinas recetadas por diferentes especialistas).
    • Adoptar todas las recomendaciones y medidas preventivas que le indiquen (vacunas, hábitos, etc.)

 

  1. Evitar hábitos tóxicos: Especialmente el tabaco y el alcohol

 

  1. Mantener una actitud positiva ante la vida: Es aconsejable encontrar una misión o un objetivo que siga dando sentido a nuestra vida, pero que no suponga una carga o una responsabilidad ineludible que agobie o canse excesivamente: colaboración con ONGs, servicios sociales, cuidado y atención de familiares, etc.

 

  1. Dormir los suficiente

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies